La educación inclusiva propone una serie de estrategias para la diminución de la discriminación de los niños, niñas y adolescentes en los entornos educativos, de manera que se promueva la participación, el respeto por el otro, el reconocimiento de las habilidades y capacidades especiales de cada uno.

Toda persona que se auto reconozca como Maestroo en la formación Bíblica, goza de una realidad bella y es ser hijo de Dios y servidor al mismo tiempo, en los dos casos le es necesario conocer la voluntad de Dios.

Reconocer estrategias de enseñanza y difusión de contenidos bíblicos en escenarios propuestos por los comités de Escuela Dominical local que permitan fortalecer su rol como maestros y aportar a las familias y a la iglesia local espacios de socialización de la palabra de Dios.